Contactar amb l’autor

Escull el teu idioma

Últims Articles

Enllaços de Interès

Categories (Actuals)

Visites a la Web

089990
Usuaris Avui = 2
Usuaris Ahir = 29
Paginas Vistas Avui = 55
Usuaris en Linea = 1
Direccio IP : 54.159.85.193
Data Servidor : 2018-05-28

El dia 18 de febrer de 2011, va sortir a “Vida Nueva” firmat per José Luis Corzo un escrit que he resumit un poc i crec que és bo tenir notícia de tot allò que creim ens por ajudar a reflexionar i treballar pel bé de tothom, perquè estic ben convençut que encara no hem arribat a donar les passes endavant pertinents per trobar la solució satisfactòria que voldrien els pares, professors ni als mateixos alumnes… si és que estiguen d’acord amb aquest tema. En prova d’això és que la CONCAPA diu que “El presidente del Gobierno, José Luís Rodríguez Zapatero, ha reconocido, por fin, hoy (23/02/11) ante el pleno del Congreso que no han acertado todavía reducir su principal desafío: la tasa de abandono escolar”
Com de costum ho copiaré en castellà perquè generalment quan es fa una traducció pot ser que, vulguis no vulguis, es canviï fàcilment el sentit que volia donar l’autor.

“Tal vez no sea oro todo lo que reluce en relación de la fe con la escuela. Al Concilio le costó mucho llega a una simple declaraciòn. En países como Francia o Italia, per ejemplo, hay menos escuelas católicas que aquí. Que la nueva evagelización no depende de ellas parecía sugerirlo hasta el director del nuevo dicasterio pontificio. ¿Para qué sirven?

Los cristianos se han preocupado en la historia por muchas carencias humanas, como la enfermedad, las prisiones, el subdesarrollo y el hambre, la seguridad,etc. Tal vez, antes de entrar en la escuela un terreno tierno donde sembrar la fe, se acercaron a ella como una obra más de misericordia (enseñar al que no sabe), mucho antes que utilizarla para reformar la sociedad o, por lo menos, preservar a los nuestros (…)

En noviembre de 2010, la càtedra Calasanz de la Universidad Pontificia de Salamanca convocó un seminario de profesores de Pedagogía y de Teologia para dilucidar qué fibras cristianas se tejen con las demás en el telar educativo. Tomo de allí mi reflexión, enfocada así por Antonio Aparisi: El punto de partida convendría que fuese una aguda contemplación de la realidad humana.

La fe no es ideología.- Si sopesamos nuestra experiencia infantil, probablemente a muchos nos atornillaron en casa y en la escuela los principios del cristianismo, lo que teníamos que creer y practicar. La fe era un componente más de nuestras convicciones y de nuestra cosmovisión, o si quereis, del paisaje homogéneo que se veia desde nuestra ventana particular. Por ella veíamos un trozo del mundo – ¡nunca más que un trozo!

También es posible que, después, algunos hayamos vivido –como un drama o hasta una liberación- el derrrumbe de aquella primera mentalidad infantil y familiar, y su fatigosa reconversión en ésta de ahora, quizàs más insegura, más líquida y amorfa, pero nuestra. Pero las cosas han cambiado mucho con la Modernidad. Con razón Pablo VI en la Evangelii Nunciandi escribió que la ruptura entre el Evangelio y cultura es sin duda alguna el drama de nuestro tiempo. El drama, no la ecatombe .El reto es volver a comprender la misión de la Iglesia en esta mundo autónmo y secularizado; sin conquistarlo, por un extremo, ni maldecirlo o abandonarlo, por el otro. Sal de la tierra y luz del mundo, sin ser del mundo.

El clavo ardiente.- Este mundo adulto (que no perfecto) nos ha desorientado y muchos se preguntan:¿dónde queda un sitio para Dios? y, como no dan niguna respuesta…, hasta se aferran al clavo ardiendo del liberelalismo: ¡cada grupo con sus ideas, con sus escuelas con sus derechos! Una cultura frente a otra, una sociedad cristiana dentro de la civil. ¡Un imposible poco misionero y ecuménico!

Para eso no sirven nuestras escuelas. Se corren grandes riesgos, como despreciar las ajenas, si sólo la nuestra ofrece una educación integral; o resucitar viejas y nuevas fricciones: entre ciencia y fe (Galileo como prototipo), entre Iglesia y Estado, entre una ética civil y las exigencias de cada grupo. Querer parcelar la educación para la ciudadanía lo ilustra bien, mientras el mundo ansía un derecho planetario común. La ONU ya no basta.

Debemos hablar de cristianos en al escuela más que de escuela o pedagogía cristianas. Muchos se negaban en el Concilio a menospreciar la escuela pública y preferir las católicas: hasta en España hay más católicos en la pública que en las privadas. El derecho real de elegir centro educativo para los hijos es una quimera al alcance de pocos.

Otro fundamentalismo laico quiere excluir de las Ciencias Humanas el estudio de las religiones; cosa tan absurda como eliminar la Botànica de las Ciencias Naturales. Tenenmos más motivos y argumentos que el liberalismo para ofrecer a todos en la escuela el estudio de la religión y del cristianismo.

No choque, sino encuentro.- Benedicto XVI, en su viaje a Compostela dejó caer que entre el laicismo y la fe religiosa es el reto de hoy. A los 35 años de Evangelii Nuntiandi daba un paso nuevo: no ya el choque dijo, sino el encuentro. No sólo lo diría por los laicistas; también para nosotros, y no sería un mal programa educativo. Hay que dialogar en la plaza pública con los argumentos racionales de todos. Pocas afirmaciones de la fe y de la esperanza quedan fuera del habla común. Del amor, ninguna. Puede que una raíz de la lucha escolar sea que unos y otros pretenden la clonación de los niños. Algo inmoral, si no fuera imposible. (…)

Una vivencia personal y comuniteria.- Más que ideología los cristianos buscamos una fe vivencia en la que nuestra soledad se desvanace. Eso pasa cuando me veo conocido y amado por Otro, interpelado por su presencia. No es raro que esa convivencia la facilite una comunidad, porque -antes de reconocer a Dios- la vivimos en relación con otros. Por eso el Vaticano II, para distinguir una escuela católica, eligió esto: Su nota distintiva es crear un ambiente de comunidad escolar animado por el espíritu evangélico de libertad y de caridad… En ese clima caben todos los demás detalles escolares. (…)

Un panorama inesperado.- Pensar que esta fe/relación, no ideológica, lo cambia todo: ya no buscamos en nuestra clases soluciones para este mundo, sino respuesta solidaria (en Historia, en Física y en Literatura…), pendiente del clamor de los pobres, de los mansos, de los perseguidos y de los que lloran.

Confiados en el Amor, atravesamos las cañadas oscuras de la vida y buscamos con los otros la luz, como quienes logran vivir sin ningún dios tapaagujeros. Nuestra fe-esperanza-amor, inseparables entre sí, se interrogan en clase por la mirada y el Espíritu de Cristo hacia los signos de los tiempos, voz de Dios en la historia. Él nos sustituye, pero no se aparta de nosostros.

La escuela del cristiano sirve para mirar con el Evangelio. Nada más y no es poco, si renuncia a otras veleidades. Hoy también se ven, desde las clases, la ignorancia que quita la palabra y deja mudo, y el hambre que margina, la ceguera que atonta, la paràlisis que aprisiona, la lepra que segrega, la cárcel que corroe y el egoismo que entierra los talentos e impide una vida nueva, más justa y más solidaria.
___________________________________

Tant si voleu com si no, han de ser molt durs de cor i molt depravats els que foren capaços de dur a terme el fet que publicâ el diari ABC el 11/03/11, partint de que quasi totes les capelles de les universitats estan tancades:

“Unos 70 gamberros irrumpen en el templo de Somosaguas. Varias chicas se quitan la ropa en el altar. Ayer, hacia la una de la tarde, un numeroso grupo de chicos i chicas entró en la capilla del campus de Somosaguas y tras leer en voz alta sus críticas hacia la Iglesia Católica y profeririendo insultos contra el clero, varias de la jóvenes, rodeando el altar, se desnudaron de cintura para arriba entre los aplausos i vítores del resto de los gamberros…”

UN GRAN INVENT: “Castilla la Mancha elimina el término – vacaciones de Semana Santa- del calendario escolar y pasan a llamarse -descanso entre el segundo y tercer trimestre-. Idò, que no és guapo això?
Diuen que “es de sabios rectificar” Doncs bé: Acab de llegir a “la Razón” (20-03-11) que el Sr. Barreda ho ha sabut fer i tot queda com sempre. Tot sigui enhorabona.

El Tribunal de Estrasburgo ha sentenciado que Italia no infringe el Convenio Europeo de Derechos Humanos al mantener los crucifijos en las escuelas públicas. Per força tothom ha d’estar orgullós de que Espanya sigui diferent.