Contactar amb l’autor

Escull el teu idioma

Últims Articles

Enllaços de Interès

Categories (Actuals)

Visites a la Web

093346
Usuaris Avui = 41
Usuaris Ahir = 40
Paginas Vistas Avui = 70
Usuaris en Linea = 1
Direccio IP : 54.224.220.72
Data Servidor : 2018-08-21

L’arqueòleg Mateu Riera és l’autor de la tesis doctoral “cum laude”; per la Universitat de Barcelona “Arqueologia d’una instal.lació monacal primerenca a l’arxipièlag de Cabrera (Illes Balears) (segles V-VII dC). Rutes arqueològiques , de producció, ceràmica i altres materials i alguns materials arqueològics2

Tot aquest muntatge sortí publicat al diari “Ültima Hora” el 14/02/16, i del qual faig un petit resum del que em pareix mes interessant i amb el mateix idioma que es publicà.

En el año 603, después de Cristo, el Papa Gregorio Magno encargó por carta a un funcionario que pusiera orden en el monasterio de monjes de Cabrera, lo que da a entender que, el líder de la Iglesia católica se interesaba por lo que sucedía en un diminuto islote del Mediterráneo, pues la comunidad que lo habitaba debía tener cierta entidad. En la carta, pedía cambios en aquella comunidad: escribía que en aquella comunidad se actuaba de manera perversa. La carta del Papa, junto con los restos hallados en las excavaciones, dan cuenta de que el monasterio de Cabrera era rico e importante.

El arqueólogo expone en la introducción de su tesis que en la época estudiada, según las fuentes escritas, eran frecuentes los monasterios en islotes. “El monacato se difunde por vía marítima; estos islotes están en rutas importantes de navegación y, además, sirven para reproducir el monacato ideal que es el desierto. Estamos hablando de los primeros monasterios. El monacato aparece en el Mediterráneo oriental, se expande a Occidente y entra en Europa a través de los ríos y la vertiente atlántica”

La cantidad de cerámica variada localizada durante las excavaciones en Cabrera ha servido para interpretar que aquellos monjes practicaban el comercio a grandes distancias y mantenían en pie una producción de elaboración de vino, salazones y púrpura. Los restos cerámicos proceden de todo el Mediterráneo y también encontramos mármol, un producto que en la antigüedad se consideraba de lujo y del que ya hemos encontrado diez elementos y que entre todas las basílicas paleocristianas de Mallorca sólo hemos encontrado uno. También utilizaban sus conocimientos médicos y servicios espirituales para introducir el cristianismo. Desde Cabrera se pudieron relacionar con el sur de Mallorca que en aquellos siglos todavía estaba ocupada por los romanos.

Una de la funciones de los monjes era ir a evangelizar, pero esto también les servia para cerrar el circuito económico y con ellos acceder a los productos de quienes estaban cristianizando y reclutar nuevas vocaciones.

Aunque no existen fuentes escritas sobre este cenobio de Cabrera, Riera explica que sí hay muchas sobre los de Francia o de las Británicas, por lo que se sabe que se formaron “confederaciones de monasterios” o que éstos contaban con su propia producción para el traslado de sus propios productos, ya que aparecieron ánforas con monograma y en Cabrera salió este tipo de cerámica y que dispondrían de una flotilla de barcos pequeños. El cenobio era el lugar donde vivían la mayoría de los monjes con su iglesia o basílica, el cementerio y las factorías y talleres. Fuera del mismo se construían los eremitorios para quienes alcanzaban un plano superior de espiritualidad en que la vida era más dura y en ellos residían de uno a diez monjes. En Cabrera hubo un cenobio y tres eremitorios donde también disponían de la fuente de agua.

“El descubrimiento anima a estos estudiosos del cenobio que llevan a cabo campañas en Cabrera desde 1999 y que en la actual tenían intención de dedicarse a la búsqueda de la basílica del mismo. Este año el Ministerio de Medio Ambiente ha aportado 13.000 euros mediante una línea de subvenciones.

Los arqueólogos documentan también la estancia de entre 9.000 y 14.000 prisioneros franceses recluidos en Cabrera durante la guerra contra Napoleón porque reutilizaron las estructuras bizantinas. Ultima Hora, 22/05/16″

“Més recentment: quan el 9 d’agost de 1936, el capità Bayo havia conquerit Eivissa, foren enviats a Cabrera uns 500 anarquistes… que el Capità volgué aprofitar en visita del 15 d’agost, per simular un desembarcament a Palma per la Dragonera, però ells no acceptaren perquè només rebien ordres de la C.N.T.” (Sant Miquel de Son Carrió, Tom II, pg. 62, de Ll. Miquel).