Contactar amb l’autor

Escull el teu idioma

Últims Articles

Enllaços de Interès

Categories (Actuals)

Visites a la Web

089990
Usuaris Avui = 2
Usuaris Ahir = 29
Paginas Vistas Avui = 51
Usuaris en Linea = 1
Direccio IP : 54.159.85.193
Data Servidor : 2018-05-28

span style=”text-decoration: underline;”>No tan fàcilment es troben articles com aquest (de Religión Digital) que aconsellin prodigar la seva publicitat, tant per part del periodista com per l’entrevistat. Crec que les causes són moltes i diferents: 1.- Abans de la crisi havíem arribat a un punt en que tot lo religiós sobrava. 2.- Dins la crisi, es pensa que l’Església en té molta de culpa quan és la institució que més fa i més treballa, gràcies als seus membres, per ajudar als més necessitats.

Ara que ens aparegut el nou Papa, podríem dir que tothom confia amb ell (fins i tot alguns el creuen més franciscà que jesuïta) i admiren els seus gestos, però ell tot sol, encara que sigui el Papa de tot el món no pot solucionar els problemes de tot el món i menys si, un periòdic del dos de juny ens vol fer creure, amb títol ben destacat, que el 74% de alumnes està en contra de l’assignatura de religió. Si és ver que els exemples atreuen, crec que és ben necessari que tots (creients i no creients) ens deixem remolcar pel Papa FRANCESC que ens du a que els cinc pans i dos peixos es tornin multiplicar.

***************

José Manuel Vidal.- Está llamado a ser uno de los protagonistas del futuro en la Iglesia española. Raúl Berzosa, obispo de Ciudad Rodrigo, pronunció la primera ponencia de las XVI Jornadas de Teología sobre la Caridad que se celebran en Salamanca. Antes concedió una entrevista a RD en la que subraya que “el Papa Francisco está siendo como un espejo o despertador de conciencias”.

Precioso título de su ponencia en Las XVI Jornadas de Teología sobre la Caridad: “Creer para evangelizar amando; amar para evangelizar creyendo”.

No es un simple juego de palabras más o menos acertado. Trato de hacer realidad el “método teológico-pastoral” del Papa Benedicto, que no es otro que el “cristológico”: así como en Jesucristo entre lo humano y lo divino no hay “separación ni división” ni tampoco “confusión ni cambio”, así se relacionan todas las paradojas en la vida, complementándose: fe-razón, fe-ciencia, fe-caridad, acción-contemplación, teología-pastoral, etc…

¿El enorme esfuerzo caritativo de la Iglesia española es suficientemente reconocido por la sociedad civil?

Nunca lo ha sido ni lo es en estos momentos. Más aún: muchas veces es cuestionado, ignorado e incluso atacado desde posturas ideológicas o de praxis divergentes. Ya es clásico el debate entre “justicia y caridad”, como si la Iglesia sólo hiciese “caridad” (en sentido asistencialista) y ciertos grupos sociales reivindicaran “la justicia” (lo promocional). Como se puede deducir, es una percepción deformada de la pastoral caritativa de la iglesia que abarca las dos dimensiones inseparablemente: lo asistencial y lo promocional (“dar peces y enseñar a pescar”).

Algunos echan de menos, junto a esta labor samaritana, la denuncia de las causas y de los causantes de la crisis.

Si se refiere a los pastores-obispos, el tema es claro: en nuestras respectivas diócesis (y se puede comprobar) todos los obispos hemos tratado de iluminar el momento presente, discernir los problemas y las causas de las crisis y, lo más importante, actuar. Sin embargo, los mensajes, a veces, no llegan suficientemente o, en otros casos, son silenciados. En cuanto a la acusación que, como Conferencia Episcopal no se han abordado el tema, tampoco es cierto del todo: ahí están algunas declaraciones del propio Presidente, de la Asamblea o de algunas Comisiones. El problema sigue siendo el mismo: “¿Cómo llegar al gran público y que el mensaje cale?”.

¿Las consecuencias de la crisis han llegado ya al campo?

Estaban instaladas en el mundo rural desde hace años, para bien o para mal. La forma de vida del mundo rural es “familiar y de supervivencia”. De ahí que, por ejemplo en mi Diócesis, los efectos de la crisis se hayan dejado sentir menos en estos momentos: diríamos que la gente ya está “entrenada” a vivir con los mínimos y de forma muy austera. Y, por qué no, solidaria con los más necesitados.

¿Qué le parecen los gestos y los primeros pasos del Papa Francisco?

Sorprendentes y muy positivos. Vengo repitiendo una clave que lo dice todo: hace 50 años, Juan XXIII, con el vaticano II , nos hizo dos preguntas: Iglesia, ¿Qué dices de ti misma? Y ¿Qué rostro quieres ofrecer a los hombres y mujeres del siglo XX?. Pablo VI (en “Evangelii Nuntiandi”): Iglesia, ¿qué dices del hombre y la mujer de hoy?. Y, ¿Cómo evangelizarlos?. Juan Pablo II ( en “Redemptor Hominis”): Iglesia, ¿qué dices de Jesucristo?. Y, ¿Cómo anunciarlo sin miedo?. Benedicto XVI (Deus Caritas est): Iglesia, ¿qué dices de Dios? Y, ¿Cómo anunciar a Dios en el laicismo, en el fundamentalismos en el diálogo interreligioso? Y, finalmente, Francisco: Iglesia, ¿qué dices de los más pobres y desprotegidos? Y, ¿Cómo ser Iglesia pobre y de los pobres?…

¿Se siente, a nivel de curas, que comienza una nueva etapa pastoralmente ilusionante?

Así como entre los laicos, en general, hay una sensación “de novedad”, entre ciertos religiosos y presbíteros hay una “alegría y esperanza contenidas”. Espero que los miedos y las reticencias desaparezcan. Algo es claro: el Papa Francisco está siendo como un espejo o despertador de conciencias: nos invita a cambiar, a quitar cansancios, a volver a lo esencial… ¡y esto cuesta! La inercia, la rutina, el desgaste, los desencantos son malos amigos para volver a recobrar la sana ilusión y las ganas de renovación…

¿Cuál sería la primera reforma que le aconsejaría a Francisco?

No soy nadie para indicarle o aconsejarle nada. Él está haciendo ya “reformas” necesarias. Por ejemplo, su estilo de vida, los gestos con la gente, ciertos movimientos en la Curia romana, etc… Mi postura es más de “respeto” y de orar para que el Espíritu le ilumine y le dé fortaleza. Y para que encuentre las personas adecuadas que le secunden.

Como especialista en Cultura, ¿cómo puede recobrar la Iglesia su presencia

en ese ámbito?

Como está intentando hacer en muchos de los campos: saliendo a la plaza pública y al atrio de los gentiles. Y, siempre, con las tres palabras del Papa Benedicto XVI, que son todo un programa: asumir (inmersión), purificar (todo aquello que no es humano o va en contra del sueño de Dios para la humanidad) y elevar (que aparezca la belleza, la bondad, y la verdad).

Como especialista en comunicación, ¿cómo tratan los medios españoles la información sobre la Iglesia?

En general, con la ley del péndulo: vamos de un extremo a otro. Es muy típico de los españoles. Ya Lo dice el refrán: “O, por delante, con la vela; o, por detrás, con la tea”. A mi juicio, y es algo que lo he escuchado siempre a D. Antonio Montero, faltan verdaderos periodistas-especialistas en información religiosa, y faltan personalidades “libres” para un tratamiento de lo religioso adecuado.

¿Internet es una alternativa real para una mayor y mejor información religiosa?

Internet, con sus enormes posibilidades y variedades, es el instrumento “de hoy” para la información religiosa. Y hay que estar presente. Pero encuentro el mismo problema que he señalado en la pregunta anterior: escoramiento de posturas (“tradicionalismos y progresismos”); y, además, el peligro del que nos advertía el poeta T. Elliot: “La sabiduría se pierde por la mucha especialización; y, ésta, por la mucha información”. Hay que saber utilizar las nuevas tecnologías para que “no te coman o destruyan”. En cualquier caso, y de nuevo es una advertencia de Benedicto XVI: no podemos estar esclavizados por “la tiranía” de la opinión pública o de las redes sociales. El continente Internet es “un medio”; no “un fin” para lo religioso.de novedad